« Home | Suspensión de la incredulidad » | Vencedor vs vencido » | Pánico » | Castigo ejemplar » | Personajes de ciudad » | Semejanzas » | El lenguaje de los sabores » | El felino prudente » | ¿Realidad o ficción? » | Autodefensas »

Fantasmas heredados



No hacía falta girarse para saber que estaba allí. Le seguía a todas partes. Resultaba imposible deshacerse de aquella sombra que tenía su mismo nombre pero que no era él. Jamás podría ser él. Sin embargo, el fantasma del hijo perfecto le amargaba la existencia.

Todos los hijos tienen dobles perfectos que odian. No soy el único, -se decía-.

Mientras tanto, el padre le observa llevarse el tenedor a la boca y vuelve a sentirse fracasado. No sabe qué decirle. Cree que su vástago le rechaza por no ser el padre que desearía haber tenido. Incluso por haber sido él su padre y no cualquier otro. El fantasma del padre perfecto le atormenta.

-¿En qué piensas hijo? – Inquirió para romper el silencio.

- En nada, papá. 



María Coca

Imagen: Begun Br.

Que triste, sobre todo por la falta de comunicación. Para un padre su hijo debería ser siempre perfecto, y para un hijo su padre también debería serlo. Y deberían decírselo mutuamente, hacérselo sentir.

Triste realidad. Es el superyo que nos toca las narices todo el rato, y no nos permite aceptarnos tal cual somos.
Cuando eso no sólo nos pasa a nosotros sino también a quien está a nuestro alrededor y la comunicación es escasa el desastre está asegurado. Y la amargura también.
Creo que en estas fechas esas sensaciones se acentúan de manera importante.

Muy bueno, María. Como siempre

Un beso grande
y feliz año nuevo

feliz año, maría y que tus letras no cambien porque son estupendas... un beso grande

Querida amiga: en todos, todos, todos tus textos me veo. Igual me paso de listo si afirmo que esto es algo general en cuanto a los demás amigos de tu blog; aunque a cada cual nos diga una cosa o nos toque un trozo distinto del corazón, según lo percibamos desde una orilla u otra de la calle.

Muchas gracias. Feliz Año Nuevo.
Mucha salud y suerte.

Un abrazo entrañable.
Codorníu

La obsesión por alcanzar la perfección puede suponer la desesperación. Cuando era adolescente me preocupaba bastante.
Ahora sé que jamás lo conseguiré.
Besos imperfectos.

Mi estimada amiga bloguera paso a dejar un abrazo fraterno desde el pacífico, que este 2014 sea de desbordante creatividad literaria, que tus letras sigan plasmandose en la red.
Un gran abrazo.

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)