« Home | Evolución sentimental » | Ansiedad » | Homenajes » | Auto-psia » | Sueños de tinta azul » | Tamiz » | El resumen del porvenir » | Fantasía literaria » | Cuando el tiempo dijo basta » | De cómo convertir girasoles en giralunas »


El peso de la felicidad le hace sentirse hinchada. Y tanto que a ratos desea no ser tan feliz. De hecho, le gustaría ser moderadamente feliz, como cualquiera. Poseer así un peso normal y equilibrado entre alegrías y tristezas.

Sin embargo, es incapaz de perder tanta felicidad. Por eso al contemplarse en los espejos, un leve sentimiento de impotencia le recorre el alma.


María Coca

Imagen: Lomonov

Pues sí que tiene un problema y gordo. Ya me gustaría a mí ver cómo termina la cosa, jaja.
La verdad es que los espejos son muy, pero que muy puñeteros.

Un saludo.

Mira que no pedía cosas materiales, ni salud ni amor...
Pero lo que pedía no me lo han traído, María.

O quizá sí. Según se vea. Nada más pasar la noche de Reyes me ha tocado aceptar que no acepto las cosas que me llegan.

No tengo palabras.

Feliz Año para ti.

Amiga, son los momentos que hay que disfrutar a pleno aunque el final sea incierto. Sin culpas, la vida nos trae vaivenes constantemente.

Un abrazo desde MG

ka felicidad no es eterna. cualquier día cuando vuelva a mirarse verá que ya no es... pues como ser humano que es el desequilibrio, la lucha, harán su aparición.
Besitos muchos

Amiga, siempre es un placer leerte.

Publicar un comentario

Sobre mí

  • Maria Coca
  • Sevilla, Spain
Datos
Tú no eres como los demás niñ@s -decía mi madre- Y si no puedes sobrevivir en este mundo, mejor será que te construyas uno propio. (J. Winterson)